Martes, 31 Enero 2017 18:11

De vuelta en casa

Escrito por 
De vuelta en casa Fotos: Carlos Gómez - Juan Pablo Bunader (Gentileza)

BALONMANO. Los cadetes mendocinos integrantes del Seleccionado Argentino retornaron de Francia hace unos días. Franco Sosa y Juan Pablo Bunader hablaron con CRACK sobre la gran experiencia vivida en el viejo continente.

Luego de una estadía de doce días disputando el Torneo Mediterráneo junto al Seleccionado Argentino de cadetes en Francia, Juan Pablo Bunader, Franco Sosa y Joaquín González retornaron a la provincia. Los jóvenes mendocinos tuvieron la oportunidad de rozarse con las potencias mundiales del balonmano y vivir una gran experiencia.

El seleccionado juvenil disputó siete partidos de los cuales ganó tres (ante Montenegro, Qatar y Turquía) y perdió cuatro (ante Alemania, Italia, Islandia y Túnez) quedando en noveno lugar.

 DSC4854

“Estar allá en Francia, es lindo, es otro mundo. Además estar jugando y ver a los europeos jugar, la verdad es que son una máquina, son como robots, no se equivocan. Ya verlos jugar es un privilegio porque uno aprende, trata de copiar cosas”, destacaron los jugadores de ETIEC al hablar sobre los rivales que enfrentaron.

Ambos se mostraron conformes con su rendimiento personal durante el certamen. Tanto Franco como Juan Pablo contaron cómo fue el rendimiento del equipo: “En el primer partido estábamos un poco nerviosos, nos tocó bailar con la más fea (N del R: el rival fue Alemania, equipo que luego se coronó campeón). Perdimos por veinte goles. Fue el único partido en el que no entramos a la cancha, nos mataron. Los demás encuentros los fuimos llevando mucho mejor. Cuando terminó el partido con Alemania nos juntamos a hablar a la noche y los técnicos nos dijeron que ya había pasado lo peor ‘ahora a relajarse y a jugar’”. Los jóvenes aseguraron que luego del duro debut, el equipo se afianzó y no estuvo tan lejos de rivales de gran envergadura y trayectoria en el mundo del handball.

 DSC4858

Con respecto a la organización, los jugadores se mostraron muy a gusto y contentos de haber podido disfrutar de la ‘elite’ del balonmano a nivel mundial: “Las canchas eran hermosas. Te caías y te curabas (risas). Daban ganas de quedarse a dormir en el piso. Estuvimos las doce delegaciones en un hotel que antes había sido un castillo. Todo muy cómodo. Nos llevaron a pasear por París, conocimos Euro Disney, el río Sena, etc. La organización fue impecable”.

Ahora, de cara al futuro, Franco Sosa pasó de categoría cadete a juvenil en tanto que Juan Pablo Bunader seguirá siendo parte del proceso del Seleccionado Argentino de cadetes. En abril será la próxima concentración con vistas al Torneo Sudamericano 2017.
Cambiaron camisetas compartieron y experiencias con jugadores de otros países.

01 

02

03

05

Valora este artículo
(0 votos)
Más en esta categoría: « De Mendoza a París

barritaleft