Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 874

crack

Lunes, 30 Junio 2014 08:09

¿Qué es la vida?

Escrito por 

EDITORIAL. El Imperio está vigente. Dieciocho opositores fallaron nuevamente en el intento de derribarlo. La supremacía, cada vez menor en términos de desarrollo pero indiscutible en desenlace, no cesa. El clásico contemporáneo define por sexta vez consecutiva al campeón. Hegemonía.

Exactamente, 1278. No, no es un año, son días. Los que pasaron desde aquel viejo 30 de diciembre de 2010 a la fecha. Esa vez, ninguno de los dos estuvo presente en la definición. ¿Alguien pudo haber imaginado que el club de calle Minuzzi, seis meses después, sería el último en jugar una final previo a la consolidación del Imperio? Seamos buenos entre nosotros: nadie.

"Supremacía que un Estado o pueblo ejerce sobre otro", define la RAE. Y, en una segunda exposición agrega: "superioridad o supremacía de cualquier tipo". Hegemonía, del griego ἡγεμονία. Todos sabemos qué significa, pero la autentificación, si me permiten, nunca viene mal.

En la víspera del último día del 2010 el General San Martín del Beto Oropel daba la vuelta en la sede del futsal local. El rival derrotado era el sorpresivo Alianza Guaymallén, donde por ejemplo ya atajaba el pibe Lodi y el tenimesista Gastón Alto hacía de su complemento en la preparación física su verdadero hobby, el futsal.

Como mencionábamos, solo medio año después Andes Talleres iba a ser el último en poner un escollo en la edificación del Imperio. Desde ahí en más, los protagonistas en la definición elite serían los mismos. Esos que a nivel local marcan el ritmo desde hace tiempo. 

Regatas y Jockey, Jockey y Regatas. El orden de los factores pasa tan desapercibido como la ausencia de Falcao en la Colombia que nos deslumbra a todos. Los clubes que cuentan misma cantidad de torneos locales jugados y finales disputadas desde hace tres años. Los mismos que, intento fallido mediante del resto de la divisional representados hasta último momento en la otra versión del club del Parque y Cementista, definirán el Apertura 2014.

A todo gran Imperio lo preceden sus propias raíces... La finales perdidas por ambos en el 2008, El Lago ante Don Orione y el Burrero ante Alemán, fueron apenas ideas de un libro, sólo por trazar una analogía; el título conseguido por Jockey en el '09 fue un esbozo y la vuelta en Liga de Honor del equipo del parque un borrador listo para llevar a la práctica; la final con derrota de Regatas ante el equipo del Chelo Mescolatti, en 2010, pedía a gritos la publicación de los ejemplares.

Jockeyviejo

Foto archivo: UNO

Apenas con el break Gral. San Martín-Alianza del Clausura 2010 en el medio, el equipo de Stahringer mandó a imprimir el líbro "Hegemonía" a mediados del 2011, al otro día de que Uruguay nos borrara de la Copa América tras el penal que Muslera le tapó al jugador del pueblo. Aquella vez, el 2-1 (Rouyere-S.Basile) en la ida y el 0-0 de la vuelta ante Talleres, el último "intruso", coronarían al equipo de Stahringer por última vez campeón sin Jockey en frente, equipo al que eliminó en las semis. Ese torneo sería, a posteriori, uno de los dos certámenes locales que Corvalán dirigió al Burrero sin llegar a una final -el otro, la Copa Mendoza 2012-. 

El Ap11, que le cortó al Lago la racha de 13 largos años sin títulos mendocinos, sería la fiel muestra de lo que se estaba forjando. De ahí en más, Regatas A y Jockey, tan inseparables como enfrentados a la vez, presenciarían todas las definiciones de la vieja A1, hoy Primera A.

En el Clausura posterior se vendería, con gran éxito, la Parte I del libro. Teniéndolo en frente, Jockey se desquitaría de la semi perdida. El 2-0 / 3-2 de la seguidilla ida-vuelta le daba al Burrero el título con Nicolás Páez y Diego Koltes como estandartes y el querido Chupete como pieza fundamental de la definición. En ese mismo año, Jockey también se quedaría con la primera edición de la Copa Mendoza.

RegatasViejo

Foto archivo: UNO

La revancha para el Lago en finales llegó rápido. Dio vuelta de manera espectacular una serie que arrancó con derrota 2-4 en la ida y festejó en calle Minuzzi. Ganó el segundo partido 7-4 y en el suplementario Mariano Prados se vistió de héroe al meter los dos goles del triunfo que sumó al Apertura '12 a las vitrinas, a semanas de que los JJOO de Londres nos mantuvieran en velo.

La historia pareció repetirse a fines de ese 2012, con desarrollo idéntico al torneo pasado pero desenlace distinto. Cusa fue el abanderado del equipo de Villa Hipódromo campeón en suplementario con destacada participación de Zulueta. Más tarde, llegaría el Bi en el Ap'13, otra vez con el capitán encendido y Koltes-Pires intratables. 

El fatídico final de diciembre de 2013 nos conmovió a todos y postergó las finales para inicios del presente año. Regatas volvió al título una semana después de que Jockey también perdiera la final de Copa Mendoza ante Cementista. La definición que terminó en marzo último fue la Parte V de una zaga que prometía más ediciones. Además, fue la única que llegó a tercer partido, vía modificaciones reglamentarias todavía vigentes.

Ahora, por sexta vez consecutiva, lo volvieron a hacer. Una extensa lista de equipos fracasaron en el intento de ponerle fin a esto en los cruces de playoffs durante tres años. Pero nadie pudo...

Desde que las bases fueron sentadas hasta el domingo pasado, varias cosas cambiaron/mejoraron. La línea de crecimiento apuntó bien arriba en pasión, de la mano de la popularidad, cuya evolución es marcada en el siglo XXI en materia futsal. Y no sólo eso, también en competitividad. Así, terminó de constituirse como el deporte más practicado de la provincia que, a fuerza de seriedad, organización y buena imagen en torneos internacionales se instauró como el punto de referencia en Argentina. Clap, clap, clap...

Con el correr de los años, de a poco todo se fue emparejando y la mejor noticia no es esa. Lo importante es que se emparejó para arriba. El nivel de varios equipos de la Primera A se volvió cuasi profesional, sustentado por procesos serios en divisiones inferiores. Pese a esto, hace seis torneos que nadie puede sacar a Regatas y Jockey de las finales. Es decir, ya con equivalencias marcadas, siguen dominando. Y consulto... ¿Hay tal supremacía en otro deporte mendocino? ¿Tenemos registro de dos equipos que definan 6 torneos seguidos? Para buscar...

Jockey-RegatasA-CGomez04

Procesos de varios años, acompañados de apellidos de selecciones locales y nacionales, directores técnicos de indiscutibles cualidades y el siempre importante recambio marcan los hitos. ¿Puede dudarse de que Regatas y Jockey son los mejores planteles de Mendoza? No entra en discusión. ¿Algo por mejorar? Es de necio no reconocer que siempre se puede ir por más y la División de Honor es, para ambos -y son conscientes de esto-, la gran cuenta pendiente de la nueva década. El Imperio, tras haber ganado todo acá, tiene territorios nacionales por conquistar.

Koltes, Gallegos, Pires, Cusa, Parada, Albertini, Páez, Basile, Zulueta, Riveros, entre otros, fueron y son fundamentales de todo lo explicado. Ni hablar de Stahringer y Corvalán... Protagonistas que se reinventan y rivales que, pese a que se conocen hasta el hartazgo, nos garantizan espéctaculo hasta en un Torneo Vendimia. Siempre fui partidario de que, un día, Jockey y Regatas iban a jugar a la Escoba de 15 y el encuentro iba a ser igual entretenido.

Para finalizar, a modo de desafío: ¿Qué veremos en la venidera final que ya no hayamos visto? ¿Con qué nos podrá sorprender el clásico contemporáneo ahora? ¿Cómo se vende, marketineramente, una final cuya edición es la 6ª consecutiva? Sólo a modo de respuesta del título de la Editorial, hoy por hoy, diría que la vida es eso que transcurre entre que Jockey y Regatas juegan finales...

Valora este artículo
(6 votos)
giphy (2)

barritaleft