Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 857

728x120 001 final 001

Martes, 25 Noviembre 2014 09:45

¿Quién nos cuida?

Escrito por 

EDITORIAL. La muerte de Daniel Loyola, juvenil del Atlético Palmira, pegó fuerte en el ambiente deportivo de Mendoza. Los servicios de emergencia dejan mucho que desear en las canchas mendocinas y pareciera que nadie está a salvo cada vez que alguien las pisa.

El fútbol mendocino está de luto. Daniel Loyola, el “Huevo” como le decían sus compañeros de la categoría 98 del Jarillero, falleció ayer en una cancha de fútbol, en la del Club Peñaflor para ser más precisos, donde su equipo iba a enfrentar a Maipú por una nueva fecha de las inferiores de la Liga Mendocina de Fútbol. El joven se descompuso en la entrada en calor y debió ser trasladado por efectivos policiales (ya que no había ambulancia en el lugar) al Hospital Paroissien donde finalmente se confirmó que dejó de existir por un paro cardiorrespiratorio.

Desde el dolor surgen algunas preguntas. ¿Falló el control médico previo a sacar el carnet de la LMF? ¿Los médicos que prestan servicio en las canchas están equipados para asistir problemas de esta magnitud? ¿La LMF debiera garantizar que los servicios de emergencias sean óptimos? No hay respuestas. No hay consuelo. Probablemente, Daniel fue víctima de una serie de irregularidades.

Se me viene a la memoria lo que le sucedió hace un mes a Emanuel Castellanos, quien salvó su vida de milagro luego de golpear fuertemente la cabeza contra una pared en un partido que su equipo, el CEC, enfrentó a Argentino por el Federal B. En ese caso la ambulancia tardó más de 20 minutos en llegar y la vida de Castellanos corrió peligro. Luego se conoció que el médico que estaba presente en ese partido realmente no lo era y usaba una matrícula de un profesional fallecido para cumplir esa función.

Mientras escribo estas líneas se me eriza la piel de sólo pensar que lo que le pasó al chico Loyola le puede pasar a cualquiera de los que jugamos torneos organizados por la LMF, ya que juego al fútbol sala. ¿Estamos realmente cuidados cuando pisamos una cancha de fútbol? Pareciera que no. Ya es tarde, pero las autoridades de la LMF deberán tomar cartas en el asunto y avalar que los servicios de emergencia sean óptimos en todas las canchas, en todas las categorías. No queremos más casos así.

Hoy hay una familia destruida porque perdió a su hijo de 16 años. Pérdida que se podría haber evitado si no hubiese existido esa serie de irregularidades que mencioné anteriormente. Es momento de parar la pelota, dejar de mirar para otro lado y que las autoridades correspondientes nos garanticen que todos estemos seguros cada vez que vamos a hacer lo que más nos gusta: jugar a la pelota.

Todo el staff de CRACK y quien firma esta editorial le desean un sentido pésame a la familia Loyola.

Valora este artículo
(1 Voto)

480x360 001 final 001

alquilabanner

barritaleft

publi