Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 1145

Banner-omex

Sábado, 03 Septiembre 2016 11:33

Gracias por venir a mi planeta

Escrito por 
Gracias por venir a mi planeta Fotos: Carlos Gomez

FÚTBOL. EDITORIAL. El jueves, Lionel Messi volvió a vestir la camiseta de Argentina y en esta editorial le doy las gracias por venir a mi planeta, aunque sea por dos horas. Te prefiero sobre cualquier otro.

 

“Si no ganan la copa, que no vuelvan”. Lo dijo un símbolo de la Selección antes de la final de la Copa América Centenario. Lo peor de todo es que, después de la derrota, Leo Messi le dio el gusto. Pasó a ser el mejor del mundo pero el peor de Argentina. Como hace años. Nunca olvidaré sus ojos de lluvia luego de ese partido ante Chile.

 

Ese triste momento me llevó a pensar que tenemos una relación algo paranormal con el éxito y el fracaso. La Argentina se ensaña con las personas que se destacan. Messi es la referencia perfecta para esto.La tolerancia a la frustración es nula. Acá, perder es delito. Los argentos tenemos mucho miedo a perder. No jugamos a ganar, jugamos a no perder. Nos duele más la derrota que la alegría de ganar algo. Habría que inventar un juego en el que nadie ganara. En mi país, perdonamos a los corruptos pero si no ganás, sos un inútil.

 

Por eso, todo lo que no es Maradona que ganó, es fracaso; todo lo que no dice Maradona que representa la verdad, es mentira; todo lo que no hace Maradona que es justo, es injusto. Diego es el bien, lo demás es el mal. Lo vemos así porque todo lo que triunfa es parte de nuestra diabólica religión. Y Maradona ganó, por eso es “D10S”.

 

En Argentina exigimos que los resultados sean producto de una jugada aislada, de la genialidad de un jugador, de una “mano de Dios” (algo ilegítimo), de un agua drogada, pero no de un proceso.

 

Messi, al renunciar (sin haberse ido), revalidó ese desgraciado “ganen o no vuelvan” de Maradona. A partir de entonces no tardaron en llegar las cartas, las marchas, los hashtag #NoTeVayasLio, etc. Un fiel reflejo de la forma en que queremos los argentinos: la persona que ya no está, el pibe o la piba que se fue, el ídolo que nos dio la espalda como su país se la dio cuando necesitaba pagarse las inyecciones de crecimiento.

 

Sin embargo, regresó. Ayer, al chico de la televisión lo pudimos observar en vivo y comprobamos que los dibujitos animados existen. Messi retornó platinado, en modo Súper Saiyajin, y explotó todos sus súper poderes en el Malvinas Argentinas.

 

Anoche, también confirmé que él necesita del balón. Juntos son indescifrables. Que sabés lo que va a hacer; así y todo, se va, se te escapa. Hasta la cámara lenta la hace rápida. Que Messi ejerce el liderazgo, y es futbolístico. Y está perfecto. Busca al que le da el pase gol. Nunca se queja cuando sus compañeros no le entienden el idioma futbolero. Pide la pelota en todo momento. Siempre el grupo antes que la individualidad. Eso también es ser líder. Messi es el fútbol. Desde que nació.

 

Por si no lo sabían, anoche me enteré que Leo se egresó de Howarts y fue compañero de Harry Potter. Magia pura.De talento inverosímil.Tiene más “maldad” que Voldemort: te hace un gol y después te quiere meter dos, tres, cuatro…

 

Anoche, cuando el 10 bailaba con su mujer, el mundo se hacía pequeño. Todo se detenía. Hasta los más críticos callaban, porque lo que veían no lo podían creer.

 

Éste es un genio sin fronteras, para mí es el más grande de todas las eras. En su momento, los ingleses hicieron una publicidad en la que cantaban “Si Messi fuera inglés”. También vimos a un nene afgano con la camiseta de bolsa de Argentina y un chico de Senegal, enfermo de malaria, sonriendo porque tenía su tela mosquitera y la camiseta de Leonel. La Pulga nació bajito pero su estatura futbolística creció tanto que hasta los norteamericanos lo compararon con su máximo ídolo, Michael Jordan.

 

Seguramente no faltarán los que sigan con sus críticas despiadadas. Le achacarán que no tiene personalidad, sin recordar que el que le dio la cinta de capitán de la Selección fue, justamente, Maradona. Fue contra Grecia en el Mundial de Sudáfrica, un 22 de junio de 2010, en Polokwane.

 

Esos Borges de la vida, argumentarán que carece de carácter porque no camina con el pecho inflado, porque no canta el himno, porque no insulta a los que chiflan el himno, porque no se tatuó al Che Guevara, porque no chicanea a Cristiano Ronaldo, porque no vive de parranda, porque no tiene cinco mujeres y siete hijos. En esta sociedad donde es más frecuente ir al psicólogo que al cine, estamos acostumbrados a premiar con medalla de oro al canchero y no al humilde.

 

Pero me olvidaba de algo importante. Le seguirán remarcando que perdió tres finales en un año. Hasta en eso superó a los otros que no lo hicieron en 20 años.

 

La Pulga no debe hacer feliz a nadie. De hecho, en Barcelona se desviven por hacerlo feliz a él. Todo lo contrario a lo que pasa acá, donde queremos que él nos haga feliz a nosotros, cuando nosotros le dimos la espalda innumerables veces. Así y todo, ayer nos regaló un espectáculo de otra planeta. Cómo él.

 

El domador de lo indomable está de vuelta. La pelota sonríe. Nosotros también. Ya no dormirán tranquilos los que cantan correctamente el himno. Pero a esos les recomiendo que lo disfruten porque cuando Messi ya no esté, el fútbol volverá a ser solamente un deporte y el mundo se sentirá vacío sin su aporte.

Aún restan dos años para Rusia 2018 y tal vez volvamos a oír el nefasto “si no ganan la copa, que no vuelvan”. Vos Messi, volvé. Porque, como leí ayer, prefiero perder una copa con vos y no perderte a vos. Porque prefiero que Argentina tenga kilos de Messi, y solo gramos de falsos ganadores. Porque sos lo mejor que ví, más allá de cualquier final o trofeo. Porque simplemente te prefiero, sobre cualquier otro.

Gracias mamá Celia y papá Jorge por regalarnos un hijo como el de ustedes.

Gracias Lio por venir a mi planeta solo por dos horas. Algún día espero ir al tuyo.

Y como digo siempre, te voy a querer hasta la eternidad. Un abrazo, GEN10. Hasta pronto, si Dios quiere…

 

Messi2

 

Valora este artículo
(2 votos)

Drummond (3)

alquilabanner

barritaleft

puebla1

publi