Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 874

Banner-omex

Jueves, 13 Agosto 2015 11:15

Personalidad

Escrito por 
El Matador festeja el empate de Moto Giordanino, una de las figuras del equipo. El Matador festeja el empate de Moto Giordanino, una de las figuras del equipo. Foto: Leonel Alesci

FUTSAL. SUDAMERICANO DE CLUBES. Talleres la tuvo jodida ante Miguelópolis, con el estadio en contra, condicionado por un resultado parcial adverso que lo eliminaba en el segundo día de competencia, pero salió adelante y, si bien no depende de sí, hoy podría clasificarse a semifinales. Lo de anoche fue una guerra.

Por Leonel Alesci, desde Miguelópolis, Sao Paulo, Brasil

Fecha 1, partido de semifinales o final. Fecha 2, ídem y encima ante el local. El andar del Matador en el Sudamericano es tan duro como la llegada a Miguelópolis el pasado domingo, cuando se encontró con un alojamiento en pésimas condiciones. En cancha, el equipo de Robledo volvió a mostrar gran personalidad y vive. 

Estadio lleno, apoyo al gran equipo local, que a partir de los firuletes, la habilidad y lo impredecible de cada decisión que toma Wellington Morais crece y crece. Se hace gigante ante su gente, que terminó re caliente con los jueces del encuentro luego de que el crack viese la azul. Miguelópolis es local con todas las letras y lo hace sentir. Pero a Talleres el contexto adverso no le mueve ni un pelo...

Talleres lo empató dos veces (Garay y Moto Giordanino los goles de anoche), lo pudo perder si Miguelópolis no fallaba un tiro castigo luego del 2-2, pero como ante Simón Bolívar, lo pudo ganar porque contó con situaciones, porque Robledo lo planteó bien pero, otra vez, la cuotita de suerte necesaria le dio la espalda. Talleres lleva dos partidos en el Sudamericano y tiene apenas un punto, pero los partidos que jugó indican otra cosa. 

Fede Pérez fue clave en momentos claves, cuando Talleres estuvo en desventaja y dos goles de diferencia hubiesen sido determinantes. Moto Giordanino volvió a tener un gran partido y es termómetro, pero termostato del Matador: contagia y se contagia de sus compañeros. 

Tras el empate, Talleres quedó en la cornisa: ya no depende de sí... Pero puede clasificar, tranquilamente. ¿Qué necesita? Ganar, algo que hoy no se negocia, a las 17.30 ante JAVE, de Uruguay, y luego esperar por un resultado favorable en Miguelópolis-Simón Bolívar. Ese resultado también es innegociable. Los paraguayos deben vencer al local y dejarlo afuera. Y necesita una dosis de suerte que no tuvo nunca desde que pisó Brasil.

Valora este artículo
(0 votos)

Drummond (3)

alquilabanner

barritaleft

puebla1

publi