Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 898

Domingo, 19 Octubre 2014 16:17

“Soy un técnico visceral”

Escrito por 
“Soy un técnico visceral” Foto: Nicolás Rios

BALONMANO. SELECCIÓN ARGENTINA. Alfredo Zanona, uno de los personajes más pintorescos del handball mendocino, charló largo y tendido con CRACK, luego que se hiciera oficial su cargo como entrenador de la Selección Argentina de Cadetes. Acá, la primera parte de la entrevista.

“Chicos, ¿quieren que tomemos algo?”. Desde el vamos, Alfredo Zanona, el nuevo técnico de la Selección Argentina de Cadetes, se muestra predispuesto a contarnos lo que significó para él esta nueva designación, además de su etapa en Godoy Cruz. Se sienta, toma un trago largo de su vaso y escucha atentamente, mientras saluda a la gente que se acerca a la cantina.

¿Esperabas la designación?
Aunque esté sorprendido, este año sabía que tenía posibilidades pero me concentré a principio de año en hacer de cuenta que no. Como si fuera el año pasado, cuando entré al cuerpo técnico a detectar talentos, entonces este año sabiendo que había alguna chance de dirigir, en vez de concentrarme en eso, me concentré en dirigir, en seguir trabajando como en el 2013, seguir seleccionando chicos, ir a todos los lugares que me pidió la confederación, ejecutar todos los trabajos que me pidieron, me concentré en lo técnico, me olvide de la designación y bueno, llegó.

¿Cómo habías llegado vos al cuerpo técnico?
Trabajo en el ProHand, en un programa de desarrollo que se llama ProHand 2020 que hace lo que venimos pidiendo hace un muchísimo: que cuando un jugador llegue a la selección nacional no sea porque lo viste jugar bien una Liga sino porque hay un trabajo, un seguimiento.

Esto empieza en el 2012 y se hacen dos ciclos olímpicos: sería un ciclo olímpico cada 4 años, hasta el 2016 tenés un ciclo olímpico, y a veces como el ciclo olímpico queda corto, y te queda gusto a poco, te dan uno más, tratando de llegar a los Juegos de la Juventud 2018 y que en el 2020 cuando vos saques un jugador para la Selección Mayor o Juvenil tengas de 8 a 10 años para atrás el historial del jugador.

Saber en qué club jugaba, en qué puesto, quién era el entrenador, qué le faltaba mejorar o que mejoró, que tenga un banco de datos con sus datos personales. Entonces cuando vos llamas a un jugador no vacilás, sino que decís: “Ah, el lateral derecho de River: Cañete”, y sabés los datos. Eso es el ProHand. Así como en ese programa se sacan jugadores, los que estamos ahí, somos promesa nacional de técnicos.

¿En qué etapa te agarra este desafío?
Me agarra más tranquilo. Yo soy muy visceral para dirigir. Al handball lo entiendo como ganar o perder, vivir o morir. No me lo puedo plantear de otra manera. Vos ponete a pensar que llegué a Mendoza hace 20 años con la ilusión de jugar al handball, con el sueño de ser campeón argentino, que lo cumplí en el 2008. He dejado mi familia, mi ciudad, mis amigos, dejé todo por esto. Entonces la carga emocional, cuando clasificás a una instancia final, a una final de Liga o algo así es muy grande.

¿Qué te dijeron tus familiares cuando se enteraron de la noticia?
Los familiares se ponen contentos y te felicitan, y te dicen que te lo merecías. Pero no lo ven con objetividad. Creo q en este puesto podría haber cualquier otro. Acá en Mendoza hay muy buenos entrenadores, es cuna de buen handball a nivel de dirigencia, de entrenadores y jugadores y arbitral. Yo lo planteo como que si tengo la oportunidad, la tengo que aprovechar. Porque tengo clarísimo que no soy único, que me tocó a m, y que lo voy a aprovechar, no me voy a poner apensar si es justo o no.

¿Qué tenés de diferente respecto a otros técnicos que podrían haber sido seleccionados?
Es difícil hablar de uno, pero no me voy a poner el cassette en esta nota, todos saben que soy bastante directo. Creo que hay buenos entrenadores en Mendoza, pero acá había tres clubes que eran grandes. Yo armé Godoy Cruz hace 20 años atrás. No lo hice solo, han pasado distintas personas por el club. Pero desde el día uno hasta hoy, soy el que nunca me fui. Y creo que es fácil dirigir en clubes que están armados, que ya tienen historia. Lo difícil es armar un club de la nada y ponerse al mismo nivel de los que tienen historia. La realidad es que acá habían tres clubes: Maipú, Regatas y Universidad.

Después de muchos años, se consagró campeón en mayores uno ajeno a ese grupo de tres, que fue Godoy Cruz, donde yo jugaba. Y en mujeres tenemos siete títulos en primera. Esa es la realidad y creo que esa es la diferencia, lo que me diferencia a mí. Hay muy buenos técnicos, mejores que yo, incluso, este es un buen momento para decirlo, pero no sé si con las agallas que tengo. De agarrar un club que no tenía nada y ponerlo donde está hoy Godoy Cruz, que le cambió la cara al handball de Mendoza y que les indica a los otros clubes chicos que sí se puede ganarle a los clubes grandes. Y bueno hoy se lo considera un club grande.

¿Cuánto va a perder Godoy Cruz cuando se vaya Alfredo Zanona?
No creo que pierda nada. Lo que me propongo como buen líder (porque no me considero un buen entrenador, sino un buen líder) es que este trabajo va a estar culminado cuando lo pueda hacer, lo que estoy haciendo ahora, que es trabajar en la Selección Argentina y Godoy Cruz no suspende sus partidos. Hay otros equipos que si tienen un jugador o entrenador en la selección, piden que lo suspendan.

Cuando me voy, dirige Rafa Argumedo, Fabián Coughi, el Toro. Godoy Cruz siguió jugando. Entonces creo que mi proyecto va a estar acabado cuando me pueda sentar en la cantina a mirar un partido de handball y que Godoy Cruz juegue y gane indistintamente si estoy sentado en el banco, y hoy hay categorías que ganan sin que esté en el banco. Sí creo que va a ser importante decir “uh, mirá este loco llegó y armo todo”. Hace 20 años, cuando presenté el proyecto a la comisión que estaba en ese entonces de handball, un directivo me preguntó si el handball era ese deporte donde la pelota se pasaba por encima de la red, no sabía ni lo que era (risas) para que te des una idea de cómo arrancó este club. Ese es el mérito que por ahí me va aquedar.

Pero no me interesa que me quede un mérito, si no estoy más y Godoy Cruz se queda como club, algo hice mal. Decía Bob Marley: “No vivas para que tu presencia se note, sino para que tu ausencia se sienta”. Es un juego de palabras pero no quiero que pase eso, no quiero que se note mi ausencia, quiero que Godoy Cruz siga mejorando. Porque los nombres siempre tienen que estar por debajo de las instituciones. Que en la historia del club sea uno de los que marcó un antes y después, eso es otra historia. 

¿Te imaginas volviendo a Godoy Cruz, otra vez como DT o como dirigente?
Aunque no tenga el cargo de coordinador deportivo del club ni del colegio, trabajo mancomunadamente con la dirigencia que esté para aportar al club. Siempre estoy dando una mano. Algún día seguramente voy a tener que comprometerme desde otro punto de vista con el club, desde una coordinación. Hoy siento que tengo que devolverle al club cosas que el club me ha dado. Manejé escuelas de verano, soy el profesor más viejo del club, de la primaria y secundaria, fui guardavida. En fin, conozco todo el club, entones siento que tengo que darle más allá del handball. Ahora estamos planteando reuniones de capacitación para todas las disciplinas y creando un reglamente interno para todas las disciplinas.

Valora este artículo
(5 votos)

 

 prueba

alquilabanner

barritaleft

publi