Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 898
Imprimir esta página
Domingo, 19 Octubre 2014 20:00

“Vamos por el equipo”

Escrito por 
“Vamos por el equipo” Foto: Nicolás Rios

BALOMNANO. SELECCIÓN ARGENTINA. Alfredo Zanona, uno de los personajes más pintorescos del handball mendocino, charló largo y tendido con CRACK, luego que se hiciera oficial su cargo como entrenador de la Selección Argentina de Cadetes. Acá, la segunda parte de la entrevista.

Alfredo Zanona dejó en claro en la primera nota (Ver “Soy un técnico visceral”) que Godoy Cruz es una gran parte de su vida. Pero también sabe que ahora debe dedicarse de lleno a su nuevo proyecto: la Selección Argentina. Por esto, nos cuenta acerca de sus sueños a corto plazo y sus proyectos a largo plazo.

¿Qué proyecto tenés de Selección?
A la Selección no llegás para quedarte, eso es lo primero que tenés que tener en claro si estas dentro de un proceso así. Vos a la Selección no vas para dirigir diez años, podrás estar uno o dos procesos, tres si hay reelección, como mucho, pero me tengo fe para batir records, así que me voy a proyectar un poco más.

¿Cuál es el material que has visto estos dos años desde que estas como seleccionador? ¿Hace falta trabajo?
El material en este país siempre ha estado, para cualquier deporte, el tema es que el ProHand es un proyecto que le da un orden al proceso deportivo. El ProHand empezó en el 2012, voy a dirigir una categoría de cadetes que ya tiene casi tres años de trabajo, y llego a Colombia con un trabajo no de Freddy Zanona, sino de los 16 coordinadores regionales (el país está dividido en 8 zonas y hay un coordinador para femenino y otro para masculino), ahí empieza la detección. Nosotros hemos hecho una base para la categoría de 4500 chicos. Si de 4500 vos no podes sacar los 16 mejores, te tenés que dedicar a otra cosa. Gracias a este proceso tengo el seguimiento de cada uno de estos chicos, de tres años atrás.

El material siempre estuvo, sólo que antes para que un jugador del interior estuviese en la selección tenía que pagarse todo él solo, ahora va gratis. Esa es la diferencia del ProHand, programa totalmente inclusivo, nunca visto. Vamos a los antecedentes: las selecciones nacionales siempre se han compuesto de los 16 jugadores, 14 son de FeMeBal, dos del interior, con suerte dos mendocinos, o un cordobés y otro de El Bolsón. Pero la realidad es que el 90% de la selección era de la FeMeBal. Hoy hasta un 50% son del interior.

Por ejemplo, encontré en San Luis un chico que mide 1.93 m, de 15 años. Es la primera vez en la historia de esa provincia que un chico está en la preselección nacional. No había un antecedente histórico, hasta que fui y pude ojearlo. Esa es la herramienta que me permite este programa. Hay todo un equipo y programa que te permite y llegar, que te organiza todo, sólo voy y dirijo.

¿Cuáles son tus objetivos apenas llegues a Colombia?
A esta altura no duermo, sólo quiero subirme al avión y llegar. La realidad me indica que tengo que pensar en Puerto Rico. En nuestra zona están Puerto Rico y Chile. Acá sí me pongo el cassette y esto es paso a paso. No puedo pensar ni en Brasil ni en Colombia porque tengo primero a Puerto Rico y no quiero sorpresas. El antecedente dice que esta selección perdió con Chile en el 2012. Se clasificó campeón sudamericano en ese entonces por diferencia de gol con Chile. Pero el antecedente dice que perdimos con Chile y después empatamos con Uruguay. Y con Brasil nos cruzamos en el 2013 y perdimos por una diferencia de 14 goles.

Por eso mis objetivos son mejorar estos resultados, no perder con Chile, pasar de ronda, y llegar a la final para pintarnos la cara e ir al todo o nada con quién nos toque. Los chicos están mentalizados. Venimos hace seis meses preparándonos para eso. Es un grupo que humanamente está muy bien. Hace una semana pedimos hacer una concentración fuera del protocolo y el grupo de Buenos Aires les abrió las puertas de su casa a los chicos del interior.

Dormí en la casa del otro entrenador (Martín Duog, coordinador de Ferro Carril Oeste) para afianzar la dupla técnica, y para conocer su familia y plantear los objetivos que tenemos en común. Entonces el grupo llega muy bien anímicamente y eso es importante. La psicología deportiva dice que para tener un equipo tenés que tener un grupo. Nuestro grupo está armado y vamos por el equipo.

Y después de Colombia, ¿qué objetivos perseguís?
Me voy a dedicar al desarrollo del handball en la región. Y por lo primero que voy es por una escuela de entrenadores. Ya tengo el ante proyecto presentado y visto por el ENARD (Entre Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y el ProHand y les interesó mucho no sólo para esta región sino para las otras siete restantes. Una de las patas que le falta al handball de Mendoza es la escuela de entrenadores, nosotros no tenemos formación de entrenadores. Porque para ser entrenador en Mendoza pagas $400, dos fotos carnet y sos entrenador. Y después nos preguntamos porque está mal el deporte.

No es armar una carrera, sino aunque sea un curso. Y el problema no es que los entrenadores no quieran ser tal, sino porque nosotros los más viejos, nunca hemos compartido nada con la nueva generación. Cuando estaba afuera de la selección lo decía, nunca nadie se calentó por los de abajo. Por eso en conjunto con los ideólogos del ENARD y del ProHand hemos diseñado este proyecto para generar esta inclusión y los que están afuera pueden ayudarnos a competir.

Por ejemplo, en La Paz hay handball y de eso no se habla ni se les da una mano. Si los ayudamos, va a generar competencia para nosotros y de esta manera, perfeccionar nuestro juego. Sino siempre clasifican los mismos en las tres plazas de la Liga Nacional y son siempre los mismo tres que las ganan ¿Dónde está el desafío entonces? Cuando haya diez equipos jugando de igual a igual y se disputen las plazas para la Liga, ahí va a mejorar el nivel de nuestra provincia. Pero hasta que no capacitemos a los principiantes, esto no va a ocurrir.

Y por último, ¿Que es el handball en tu vida?
Mi vida es el handball. Es una filosofía de vida para mí. He crecido, me he desarrollado en el handball y me voy a morir en el handball, quedate tranquilo. Es mi forma de vivir. Prioricé el deporte por lo profesional, por un montón de cosas. Eso es el handball para mí.

Valora este artículo
(1 Voto)