Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 871

Banner-omex

Sábado, 28 Septiembre 2013 19:53

Tan cerca, tan lejos

Escrito por 
La desazón del elenco argentino que entregó todo pero por muy poco se le escapó el título. La desazón del elenco argentino que entregó todo pero por muy poco se le escapó el título. Diario de Cuyo.

HOCKEY SOBRE PATINES. ARGENTINA 3 - ESPAÑA 4. Una vez más, la selección argentina cayó por 4 a 3 ante España. Los de Giuliani remontaron el 0-3, pero un remate de media distancia de Pedro Gil, a un minuto del final, le dio la victoria a la furia roja. Es la tercera final consecutiva en la que España derrota a nuestro seleccionado.

Masticando bronca, la selección argentina recibió el premio de Subcampeón del mundo. Y no porque sea un puesto desagradable, por el contrario, ser el segundo mejor equipo del mundo es un gran título. Pero se saborea diferente cuando la historia se repite durante tres campeonatos mundiales consecutivos, y cuando, jugando al mejor hockey del mundo y poniendo hasta lo que no tenían, lo muchachos argentinos lograron revertir un 0 - 3 en la final del Mundial Angola 2013. Y cuando parecía que era nuestro, porque los españoles se cerraron atrás como nunca se los ha visto, porque tiraron la bocha detrás del arco para bajar a resguardarse a su área, casi en un cuadradito, apostando todo a su mejor jugador, el arquero: Sergi Fernández, Pedro Gil sacó un potente disparo que se metió en el techo del arco argentino y las ilusiones nacionales se desplomaron en segundos.

El PT fue todo para los europeos. Argentina se dedicó a mirar como la bocha le pasaba delante de las narices y a sacarla del fondo de la red. Con Jordi Bargalló como baluarte, fue 3 a 0 en favor de España y al descanso.

Para el ST, Giuliani paró otra Argentina. Con los mismos nombres, pero diferentes ganas, diferentes jugadores. El juego argentino fue épico. Marcó a la perfección, rotó la bocha en ataque como lo había hecho durante toda la competencia, sin desesperarse. Y así encontró el primer gol, de la mano del mejor jugador argentino de todo el mundial, Carlos Nicolía. Fue el único que encontró la llave para abrir el arco que hasta el momento había blindado Fernández. El descuento no desesperó a la albiceleste, que siguió jugando hasta que encontró el segundo. Otra vez, Nicolía. El número 5 argentino desvió un disparo de Matías Platero y la metió en el ángulo. A esta altura España se desesperaba como nunca se la había visto. Y Argentina aprovechó. Como si hubiera hecho poco, una vez más Nicolía tomó las riendas del equipo, trasladó por detrás del arco y le dejó la bocha en el primer palo a Platero que, de primera, la mandó al fondo de la red.

La emoción, como el hockey nos tiene acostumbrados, llegó a su punto extremo. Restaba menos de dos minutos y Argentina había logrado lo que nadie creía posible. Movió desde el medio España, rotó la bocha, hizo 5 o 6 pases, la recibió Pedro Gil, encontró el hueco entre la marca argentina, levantó el stick y disparó con una fuerza y una precisión que solo él puede aportar. Muerte para la alegría y la ilusión argentina. La bocha se metió en el fondo del arco que para ese entonces ya defendía Daniel Kenan (Grimalt recibió azul por una supuesta falta contra un español), y una vez más, España se coronó campeón del mundo.

Con este título, la furia roja suma 16 mundiales en su haber y el quinto de manera consecutiva. Cabe destacar que los europeos cuentan con un plantel del que se bajarán los más importantes para la próxima cita mundialista, por un tema de edad. En cambio, Argentina, más allá de Abalos o López, que superan los 33 años, cuenta con una plantilla que irá por la hegemonía que, a raíz de estas ausencias, pueda dejar vacante España.

Valora este artículo
(3 votos)

Drummond (3)

alquilabanner

barritaleft

puebla1

publi